• Consejos para superar las agujetas

    Agujetas
    Consejos para superar las agujetas
Consejos para superar las agujetas

Muchos de vosotros aprovecháis la vuelta al cole para volver también a los buenos hábitos: comida saludable, horarios respetables y la vuelta al gimnasio o a la actividad física más allá de las paletas en la playa.

Pues bien, sabemos que no siempre es fácil. Que el cuerpo se resiente, que los músculos despiertan del letargo y, a veces, aparecen las temidas agujetas.

Pero, ¿qué son las agujetas?

Definitivamente, no es algo que se cure con agua y azúcar. No, son micro lesiones en los músculos que debemos reparar a través de a una alimentación adecuada que repare los tejidos poco a poco.

Y, a pesar de regalaros una serie de consejos que os harán sentiros mejor, antes os daremos un consejo para prevenirlas: volved al deporte con cuidado y de manera progresiva. El cuerpo, como la mente, también necesita un proceso para activarse.

Cómo tratar las agujetas suaves

A pesar de ser las más habituales y las más fáciles de sobrellevar, somos conscientes de que pueden limitar los entrenamientos. Recomendamos que utilices agua caliente en la zona y que apliques unas friegas para ayudar a acelerar tu riego sanguíneo y conseguir así una rápida recuperación.

Es bueno que no dejéis de hacer ejercicio, sino que sigáis haciéndolo de una manera moderada que haga que se genere adrenalina y acabe con el dolor.

Cómo tratar las agujetas moderadas

Si el dolor es más intenso, probablemente se deba a una inflamación y será conveniente que utilicéis una crema antiinflamatoria y que la apliquéis en la zona donde tenéis dolor.

Al igual que antes lo hacíais con las friegas, así también mejoraréis el riego sanguíneo.

Además, también podréis daros un homenaje con baños de agua caliente que consigan dos objetivos: mejorar vuestra circulación y relajaros.

Cómo tratar las agujetas severas

Sabrás cuando sufres de agujetas severas porque prácticamente no podrás moverte.

Y en ÚNICO Wellness Club tenemos tres remedios mágicos que te ayudarán a volver, al menos, a sonreír: analgésicos, duchas frías, magnesio.

Un analgésico, basta uno suave, bastará para controlar tu dolor y conseguir que te muevas erguido y con dignidad.

Duchas frías que te adormezcan los nervios y te calmen el dolor.

Comer magnesio que te ayude a liberar tensiones y volver a vivir sin dolor.

Eso sí, importante que esos días interrumpas tu ejercicio, no fuerces la máquina.

Te aseguramos que si sigues al pie de la letra nuestras instrucciones, te regenerarás y te quedarás como nuevo.

Compartir

más de 170 clases semanales

Ver Horarios